Categoría: Vida Espiritual

5 ideas sencillas para el devocional familiar

septiembre 25, 2022

Un amor por la Palabra de Dios es algo que debe caracterizar a una familia que vive bajo la autoridad del reino de Dios y desea extender ese reino primero en su propio hogar, y luego más allá de sus paredes. Pero, ¿cómo luce un hogar donde se ama y se confía en la Palabra? Pues una de las prácticas esenciales es el devocional familiar.

Desafortunadamente, el devocional familiar, o “altar familiar”, como se solía llamar históricamente en muchos hogares cristianos, no ha sido practicado de manera consistente; y en aquellos casos en que se practica regularmente se lleva a cabo de tal manera que dejará recuerdos negativos en las mentes de sus hijos cuando hayan crecido.

Por ejemplo, hemos hablado con jóvenes y adultos que recuerdan tiempos de una hora o más donde todos los niños tenían que estar sentados y en silencio. Prácticamente se hacía otro culto en casa como el de la iglesia. Otros hablan de inconstancia e hipocresía de parte del padre, o dicen que nunca entendían nada y que la práctica que recuerdan del altar familiar les hizo no querer hacerlo con sus hijos.

¡Esto es una tragedia! El devocional familiar no tiene que ser así. Puede ser un tiempo de alto provecho espiritual a la larga para las vidas de todos los miembros de la familia. Te damos algunos tips que te ayudarán a que tu devocional familiar sea más provechoso:

  • Breve (de 5 a 15 minutos según edad de niños)
  • Sencillo (palabra y oración)
  • Interactivo (evitar discurso, promover conversación)
  • Consistente (4-5 días por semana)
  • Enfocado en la Palabra (Biblia en mano)

Muchos padres buscan “material” para usar en el devocional familiar, historias para leer, exhortaciones escritas por otros autores, etc. Pero no es necesario comprar nada más que una Biblia para poder tener devocionales familiares altamente provechosos. Aquí te dejo 5 sugerencias:

1)  Escoger un libro narrativo de la Biblia para leer una historia (o sección) a la vez.

Si tus hijos están muy pequeños, puedes empezar usando algo como “Historias bíblicas de Jesús: Cada historia susurra su nombre”. Pero a partir de 5 o 6 años de edad, ya puedes usar la Biblia misma, quizá comenzando con una traducción más fácil de entender como la NVI. Pídeles que pongan atención a lo que está pasando en la historia, a los personajes, a cualquier manera en que ven a Dios obrando, y a si alguien cambió o creció. Luego de leerla, conversen sobre estos aspectos de la historia y, al final, pregúntense cómo cada uno debe cambiar por haber entendido ese pasaje.

(Libros sugeridos para comenzar: Génesis, 1 de Samuel, Jonás, Marcos)

2)  Leer algunos versículos de Proverbios por día según la fecha del mes.

Esta es una excelente manera de tener breves devocionales familiares con pre- y adolescentes antes de salir a la escuela en la mañana. Lean un versículo a la vez, y comenten sobre cómo se vive hoy día y cómo pueden aplicarlo. Lean cuántos versículos alcancen, y lleva un registro de versículos leídos para que el siguiente mes se puedan leer otros. Es bueno terminar orando específicamente que Dios les ayude a vivir en sabiduría ese día.  

3)  Escoger una epístola del Nuevo Testamento para leer de manera más profunda.

Divídela en ideas completas para ver una por día (una Biblia de estudio te puede ayudar a saber dónde parar cada día para abarcar ideas completas). Esto funciona bien para niños a partir de tercer o cuarto grado normalmente. Juntos busquen captar si hay ideas repetidas, mandamientos o promesas, obras de Dios, mensajes importantes, y aplicaciones prácticas a su vida.

4)  Compartir lo aprendido en el devocional personal.

Una o dos veces a la semana, puedes separar el tiempo de devocional familiar para que los miembros de la familia compartan qué están leyendo en su tiempo personal con Dios, y sobre qué el Señor les ha hablado. Esta es una manera de rendirse cuentas, uno al otro, sobre su vida personal con Dios en un contexto positivo que promueve transparencia.

5)  Repasar el sermón del domingo en el devocional familiar del lunes.

Asegúrate de que tus hijos tengan dónde dibujar o anotar (según su edad) mientras escuchan el sermón del domingo en la iglesia. El lunes a la hora de devocional familiar, todos pueden sacar sus libretas y repasar el sermón que escucharon. Puedes animarlos a expresar cualquier pregunta que tienen sobre lo que escucharon. Esta actividad tiene muchas ventajas: recalca la importancia de la predicación, enseña a tomar buenas notas, anima la interacción con verdades aprendidas, y aumenta la atención en el culto dominical.

Lo más importante… ¡Sólo hazlo! El devocional familiar no es algo mágico que hará una gran diferencia en tu hogar después de 3 días. Es una inversión a largo plazo que se hace por fe en el gran poder de la Palabra de Dios. Deposita verdad día tras día en los oídos y corazones de tus hijos y confía en que la Palabra no vuelve vacía. 

Compartir:

Autor

  • Susi Bixby

    Susi es la fundadora de Crianza Reverente y anfitriona del podcast, mamá de un adolescente y dos adultos jóvenes, y esposa de Mateo Bixby, uno de los pastores de Iglesia Bautista la Gracia en Juarez, NL, México. Juntos colaboran también en la Universidad Cristiana de las Américas en Monterrey, NL.

Publicaciones relacionadas

Enfrentando la culpa falsa de la infertilidad

Enfrentando la culpa falsa de la infertilidad

Además de la falta del sueño y la pérdida de calcetines en la lavadora, la culpa materna podría ser una de las experiencias más universales de la maternidad. Todas las madres que conozco han sentido ese persistente sentimiento de culpa de alguna manera. Ya sea por...

3 palabras de ánimo para madres deprimidas

3 palabras de ánimo para madres deprimidas

Cuando el reloj marca la medianoche [Nota del editor: Si bien creemos que el evangelio brinda esperanza en todo nuestro sufrimiento, reconocemos que la depresión y otras luchas de salud mental son experiencias complejas e individualizadas. Como tal, este artículo no...

Supermamá no existe (pero madres fieles sí)

Supermamá no existe (pero madres fieles sí)

Hace un par de años, una jovencita que pedía dulces tocó a mi puerta con un disfraz memorable. Sostenía una muñeca mientras una capa tipo héroe cubría su espalda. De su cuello colgaba un pequeño cartel de pizarra con la palabra “mom” escrita en letras grandes. "¡Soy...